Armada invencible en escocia

La Armada Invencible en Escocia: historia y curiosidades

Cuando la Armada Invencible o Gran Armada de 1588 salió en mayo de ese año del puerto de Lisboa, nada hacía presagiar a los ocupantes de las ciento treinta naves que la componían que muchos de ellos acabarían recalando en las frías costas escocesas e irlandesas. ¡En este artículo te cuento algunas de las aventuras y desventuras de la Armada Invencible en Escocia, como las de El Gran Grifón o el San Juan de Sicilia!

La Armada Invencible en Escocia

1. Antecedentes históricos de la Gran Armada de 1588

Son varios los factores que confluyeron, como un río, en la creación de la irónicamente llamada Grande y Felicísima Armada y en la intención de Felipe II de España de utilizarla para invadir Inglaterra y reinstaurar allí el Catolicismo.

El origen de algunos de ellos fue el matrimonio en 1554 del propio monarca español con María I de Inglaterra, hija de Enrique VIII y Catalina de Aragón y llamada Bloody Mary (María la Sangrienta) por su represión a sangre y fuego del Protestantismo. Cuando María falleció en 1558, tras un reinado convulso y dos embarazos psicológicos que mermaron su reputación, dejó como sucesora, para disgusto de su marido (que perdió todo derecho al trono inglés), a su hermana Isabel I, que era protestante.

armada invencible felipe II
María I de Inglaterra, Felipe II de España y sus dos mini perros adorables

Felipe II declaró a Isabel I de Inglaterra hereje y reina ilegítima, puesto que era fruto del matrimonio de Enrique VIII con Ana Bolena, una unión que la Iglesia Católica jamás aprobó. La primera intención del español fue destronar a Isabel y entregar el trono a su prima católica María Estuardo, Reina de Escocia, que contaba con sólidos derechos al trono inglés por ser sobrina nieta de Enrique VIII.

Como probablemente ya sabrás, lector, María Estuardo terminó sus días decapitada en 1587 en Inglaterra por orden (reacia, pero orden) de su prima Isabel I. Por si fuera poco, la reina de Inglaterra había reinstaurado el anglicanismo, había financiado la última revuelta en Flandes y había llenado de corsarios (que no paraban de fastidiar a España) las aguas del Atlántico… De hecho, aquel mismo año de 1587, el corsario inglés Francis Drake había destruido en Cádiz treinta naves españolas y toneladas de valiosos suministros.

isabel I armada invencible
Isabel I de Inglaterra, una enemiga formidable para Felipe II

Fue demasiado para Felipe II de España. Tras varios años siendo espoleado para acometer la hazaña por su almirante Álvaro de Bazán, marqués de Santa Cruz, decidió invadir Inglaterra con una enorme armada para restaurar el Catolicismo e intentar recuperarse económicamente de las pérdidas que las acciones de la reina inglesa le habían causado.

2. La Grande y Felicísima Armada de 1588

Los inicios de la Gran Armada de 1588 ya hacían presagiar que las cosas podrían no salir como Felipe II esperaba…

El plan inicial era hacer un poco de ruido en Escocia para desviar la atención, mientras la Armada capturaba algunas islas en el Canal de la Mancha y se hacía fuerte allí. A continuación, cruzaría desde Flandes un enorme ejército al mando de Alejandro Farnesio, duque de Parma, que no estaba nada convencido de los planes.

alejandro farnesio armada invencible
Alejandro Farnesio, capitán general del ejército de Flandes

Cuando en febrero de 1588 murió el almirante al mando de la Armada, Álvaro de Bazán (muerte quizás acelerada por sus desavenencias con el rey acerca de la expedición y por el desastre de Cádiz), tomó su puesto la persona menos indicada: Alonso Pérez de Guzmán, duque de Medina Sidonia, un distinguido cortesano cuya experiencia naval era nula.

Viendo las dimensiones del fracaso que su inexperiencia podía provocar, el duque de Medina Sidonia escribió al rey advirtiéndole de este hecho y de sus consecuencias. Sin embargo, llegados a este punto, los secretarios de Felipe II no se atrevieron a mostrarle al rey el documento, temerosos de su reacción.

Dios proveería, dijeron.

duque de medina sidonia gran armada de 1588
Acuérdate de Medina Sidonia cuando creas que te ha caído encima un marrón

Y, así, la Gran Armada salió del puerto de Lisboa camino del Canal de la Mancha el 28 de mayo de 1588: ciento treinta naves entre galeones, galeras, galeazas, carracas, carabelas, urcas, pinazas y pataches, más ocho mil marineros, dos mil remeros y diecinueve mil soldados que se dirigían a una de las expediciones militares más desastrosas de la historia de España.

3. Del mal tiempo a la batalla de Gravelinas

Mientras tanto, en Flandes aguardaba un ejército de treinta mil hombres a las órdenes de Alejandro Farnesio. Esperaban que la Gran Armada los ayudase a cruzar el Canal de la Mancha en barcazas y, junto a sus casi veinte mil hombres, invadir Inglaterra de forma incontestable.

Ya en el Golfo de Vizcaya el mal tiempo sorprendió a la Armada y se perdieron allí cuatro galeras y un galeón más otros barcos que se tuvieron que quedar reparándose.

Tras una primera escaramuza con la Armada inglesa (que disponía de menor potencia de fuego pero más naves, entre ellas la de Francis Drake) en Plymouth el 21 de julio y una segunda en Portland dos días más tarde, la Armada Invencible se vio obligada a dirigirse a Calais. De poco le sirvió a los españoles su superior potencia artillera, puesto que sus enormes cañones se recargaban tan despacio que, generalmente, solo se disparaban una vez por encuentro.

armada invencible en escocia
La Grande y Felicísima Armada frente a las costas de Inglaterra

Mientras ocurrían estos acontecimientos, el ejército del duque de Parma había sido devastado por la enfermedad hasta el punto de reducirse a la mitad. Y, por si eso no fuera suficiente desgracia, debido a la mala planificación sus hombres no podían atravesar, cargando sus barcazas, la zona ahora dominada por la flota holandesa, que se había unido a la fiesta naval.

Para culminar el desastre, la noche del 28 de julio los ingleses sacrificaron algunas de sus naves, incendiándolas, y mandándolas a crear el caos entre la flota española, cuyos barcos se dispersaron por la zona, siendo presa fácil para las naves inglesas.

gran armada de 1588
El miedo invadió a la Gran Armada al creer que los ingleses les enviaban «hellburners» o barcos explosivos

El duque de Medina Sidonia pensó que sería una buena idea que la Armada se refugiase en el cercano puerto de Gravelinas, pero allí, el 13 de julio la mayor maniobrabilidad de la flota inglesa los superó y pronto se quedaron sin artilleros. La batalla de Gravelinas dejó a la Armada Invencible con cinco naves menos y decenas de galeones y galeras dañadas…

El sueño de la invasión a Inglaterra había muerto.

armada invencible en escocia
La batalla de Gravelinas terminó con los mal trazados planes de Felipe II

4. La Armada Invencible en Escocia

Al día siguiente de la batalla de Gravelinas, un viento del sur le dio la oportunidad a la Armada española de huir, como pudo y soltando lastre (entre las cosas que soltaron estuvieron las anclas, algo que lamentarían más tarde), hacia el norte, perseguida por las naves inglesas. A la altura del Firth of Forth, ya frente a las costas escocesas, los ingleses dieron media vuelta, pero estarían rondando por allí si la flota española retrocedía.

La única opción de la Armada Invencible era rodear Escocia por el norte.

armada invencible en escocia
Ruta de la Gran Armada de 1588

Sin apenas suministros y con naves que, literalmente, se caían a pedazos por la violencia de los encuentros que habían sufrido y por el largo tiempo en la mar, la Armada comenzó su periplo por el Mar del Norte para rodear Escocia e Irlanda. Aunque la intención era permanecer en alta mar, en cuanto superaron las Orcadas y llegaron al Atlántico Norte, la Corriente del Golfo se encargó de empujarlos contra las costas escocesas e irlandesas, donde las tormentas y los poderosos vientos del oeste propios de la zona se encargaron de desmantelar la flota. Los ingleses los llamarían los Vientos Protestantes.

Con la Gran Armada destrozada, sin anclas para asegurar los barcos y con unas tripulaciones desesperadas y muertas de sed, hambre y frío, muchas de las naves naufragaron frente a la costa oeste de Escocia e Irlanda (sobre todo en esta última). Se calcula que alrededor de cinco mil hombres murieron ahogados, de hambre y enfermedades o incluso asesinados por los locales que saqueaban los naufragios.

gran armada de 1588
Naufragios de la Armada Invencible en Escocia e Irlanda

Pero no todas las historias fueron de saqueos y muerte puesto que, salpicadas por la costa de Escocia hay decenas de historias y leyendas de interacciones menos crueles entre los locales y los españoles. Y, sobre todo, historias de galeones hundidos cuajados de tesoros

5. Historias de españoles de la Armada Invencible en Escocia

5.1. El galeón español de Tobermory

Cuenta una de esas historias que una de las naves españolas (quizás el San Juan de Sicilia o el Almirante de Florencia) cargaba un tesoro de treinta millones de ducados de oro y, terriblemente dañada por las tormentas del Atlántico Norte, atracó en el puerto de Tobermory, en la escocesa isla de Mull.

tobermory mull
El puerto de Tobermory en la encantadora isla de Mull

Ante las demandas del capitán de comida, suministros y ayuda para reparar el barco, el jefe del clan MacLean se ofreció a satisfacerlas a cambio de que se las pagaran y de que cien españoles le ayudasen a derrotar a los MacDonald de las islas vecinas. ¡Nadie negocia como un escocés!

Sin embargo, cuando la expedición hispano-escocesa regresó victoriosa de las islas, el jefe MacLean y el capitán español no se pusieron de acuerdo en la forma de acometer el pago y, tras un tenso intercambio de rehenes, los españoles zarparon a toda prisa. A los pocos minutos, una gran explosión reventó y hundió el galeón, cuyos restos yacen para siempre bajo las aguas de la bahía de Tobermory.

tobermory gran armada de 1588
¿Yace el San Juan de Sicilia en la bahía de Tobermory?

La versión más romántica de los acontecimientos sostiene que Donald MacLean, el rehén que los españoles habían tomado, usó la pólvora de la bodega del galeón para inmolarse y llevarse por delante el barco y a los españoles.

¡Es la leyenda más popular de Tobermory y a los niños del pueblo les encanta recrear la historia e imaginar el galeón español cargado de tesoros hundido en su bahía! Y, en efecto, a lo largo de los años han salido a la luz algunos artefactos…

La historiadora local Jean Whittaker cree que el galeón que yace en Tobermory es el San Juan de Sicilia y sostiene que, probablemente, los ducados de oro (al menos en la magnitud de la leyenda) no existen, puesto que no era un galeón del tesoro. También piensa que la explosión debió provocarla más bien un agente inglés, puesto que a los escoceses no les beneficiaba en nada destrozar naves españolas que podrían serles de ayuda.

5.2. El Gran Grifón en el fin del mundo y los Westray Dons

El Gran Grifón, capitaneado por Juan Gómez de Medina, era el buque insignia del escuadrón de urcas que transportaba los suministros de la Armada Invencible. Tras la batalla de Gravelinas quedó terriblemente dañado y, en la huida hacia el norte junto al resto de la flota, justo cuando cruzaban el paso entre Orcadas y Shetland, un fuerte viento lo empujó hacia el norte junto a dos naves más.

El Gran Grifón, que terminó cargando con la mitad de la tripulación de otra de las naves además de la suya (casi trescientos hombres en total), terminó buscando refugio en Fair Isle, un lugar que debió parecerle a aquellos españoles el fin del mundo.

Inicialmente, echaron el ancla en una zona que les pareció segura, pero las fuertes mareas terminaron arrojando la nave contra los acantilados y El Gran Grifón naufragó en las rocas conocidas como Strom Hellier.

gran grifón
El Gran Grifón terminó naufragando en Fair Isle (imagen de Shetland with Laurie)

El único destino que parecía aguardar a aquellos hombres era el de perecer en Fair Isle donde, según la tradición oral, no fueron bien tratados por sus habitantes, que temían que les agotaran los suministros para pasar el invierno.

Dos meses más tarde, quiso la fortuna que al dueño de Fair Isle, un tal Andrew Umphray, le llegara noticia de los naúfragos abandonados y, rápidamente, organizó su rescate. Desgraciadamente, cuando llegaron cincuenta de los hombres ya habían muerto de hambre y frío y fueron enterrados en una fosa que aún hoy se conoce como Spaniards´ Grave.

gran grifón
Real procedente del naufragio de El Gran Grifón (imagen de Scottish Shipwrecks)

Andrew Umphray invitó al capitán, Juan Gómez de Medina, a permanecer Shetland un tiempo con Malcolm Sinclair of Quendale, mientras los marineros y soldados eran trasladados a Orcadas, concretamente a la isla de Westray, para organizar su regreso a España.

Allí aún son recordados como los Westray Dons y fueron tan bien acogidos que algunos de ellos se casaron con isleñas e hicieron sus vidas allí. Si algún día, lector, visitras Westray, fíjate en apellidos como Petrie, Hewison o Reid, ¡son descencientes de aquellos españoles!

gran grifón
Los Westray Dons hicieron su vida entre el verde y el azul de Westray

El resto regresó a España. O intentó regresar…

Desgraciadamente, y aunque Isabel I de Inglaterra se había comprometido a no atacar a los barcos que volvían a España con supervivientes españoles, la mitad de ellos murieron en la ruta de regreso tras un ataque de la flota holandesa… avisada por Inglaterra de la ubicación de los españoles.

Cuatrocientos años más tarde, en 1984, una delegación española colocó una cruz de hierro en la Spaniards´ Grave de Fair Isle en recuerdo de aquellos hombres que fueron a encontrar la muerte en el fin del mundo.

gran grifón
Memorial a los naúfragos de El Gran Grifón en Fair Isle (imagen de Fimeti.org)

5.3. Otras historias de la Armada Invencible en Escocia

Además de estos dos episodios, quizás los más relevantes, de naves españolas de la Armada Invencible en Escocia, en la tradición oral de las costas escocesas hay algunos otros que narran encuentros de lo más variopinto.

Por ejemplo, en Anstruther, un encantador pueblecito de pescadores de la costa del East Neuk en Fife, se cuenta la historia de cómo sus habitantes se levantaron una mañana con la visión de un barco español, con doscientos setenta hombres a bordo, flotando dificultosamente en el puerto. ¡Y esto enlaza con la historia anterior, puesto que eran los repatriados españoles que venían de Westray!

El ministro protestante del pueblo, James Melville, insistió en que, a pesar de ser católicos, los españoles debían ser tratados con la más exquisita hospitalidad.

Anstruther Armada Invencible en Escocia
El puerto de Anstruther en el East Neuk de Fife

Al igual que en el caso de Westray, la tradición sostiene que algunos de aquellos hombres, enamorados de la coqueta costa del East Neuk, se quedaron a vivir allí. El resto, tras disfrutar unas semanas de las bondades de Fife, intentaron regresar a España, teniendo que enfrentar en el camino a las naves holandesas antes mencionadas.

Otras historias nos hablan de naufragios de la Armada Invencible en Escocia en lugares como Portencross en North Ayrshire, Tantallon Castle en East Lothian o St Andrews en Fife.

portencross
Frente a Portencross Castle yace otra nave española de la Armada Invencible

Las historias nos llevan incluso al Solway Firth, ya en Dumfries & Galloway, al sur del país. Lo cierto es que, en 1588, durante el asedio a Lochmaben Castle, los ingleses capturaron a un grupo de españoles que estaban ayudando a los Maxwell en la defensa del castillo, siendo muy probable que estos procedieran de la Gran Armada.

¡Sin duda, los supervivientes de la Gran Armada de 1588 que regresaron a España tuvieron anécdotas escocesas e irlandesas para contar el resto de su vida!


📚 Para saber más:

¡Espero que os haya gustado mucho este artículo sobre la Gran Armada de 1588 o Armada Invencible en Escocia! Probablemente, hay decenas de historias más que aguardan a ser descubiertas entre la documentación y la tradición oral de las costas escocesas, así que en el futuro sin duda ampliaré la información.

📌 ¡Suscríbete al blog para no perderte las novedades!   

Y recuerda que puedes seguir el blog también en Facebook,  Instagram y Youtube para más fotografías, vídeos, rutas e historias.

Cheers!! 🙋‍♀️

Entradas Relacionadas

20 mujeres famosas de la Historia de Escocia que d... ¿Quién no conoce a Robert The Bruce, William Wallace, Sir Walter Scott o Bonnie Prince Charlie? La mayor parte de los personajes escoceses conocidos i...
Visitar el castillo de Edimburgo: su historia y lo... Visitar el castillo de Edimburgo es uno de los grandes imprescindibles de cualquier viajero que visite por primera vez la capital de Escocia. Su apas...
El tartán escocés: historia, curiosidades y mitos ... El tartán escocés es uno de los tejidos más característicos y famosos del mundo. En este artículo te llevo conmigo en un paseo histórico por sus oríg...
8 historias de fantasmas en Escocia que te pondrán... Si hay algo típico de Escocia además del whisky y del kilt, son las historias de fantasmas. Escocia es un país embrujado lo mires por donde lo mires:...

4 comentarios en “La Armada Invencible en Escocia: historia y curiosidades”

  1. muy interesante el articulo, pero tu sabes si ha habido expediciones en busca de restos de algún barco de los cientos hundidos en las costas irlandesas y escocesas? los caza tesoros no han sido tentados? o las corrientes de la zona hacen desistir del empeño?. Gracias sigo a la espera de tu próxima historia

    1. Hola María Jesús! Algunos de los naufragios se han investigado y expoliado a lo largo de los siglos. De casi todos los barcos que menciono en este artículo se han extraido objetos como monedas y cañones. Un abrazo!

  2. Muchas gracias! Ana por tu relato histórico. Se vé que está muy bién documentado. Me encanta la historia y sobremanera la historia escocesa. Felicitaciones!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.