La historia tras Outlander: aciertos y errores de la serie de TV

Outlander

Como no puede ser que tenga el título de Historia cogiendo polvo en un cajón, he decidido hacer algo valioso por la Humanidad y poner mis humildes habilidades de historiadora y documentalista al servicio de la serie que más pasiones (de todo tipo) suscita entre los amantes de Escocia: Outlander. ¿Es históricamente respetuosa la serie de TV o hay errores y anacronías de esas que a algunos nos hacen sangrar por los ojos? Si sigues leyendo, te lo cuento todo con pelos y señales 🤓📚

LA HISTORIA TRAS OUTLANDER

Como dijo Jack el Destripador: “vayamos por partes”. Primero vamos analizar brevemente las revueltas jacobitas, la batalla de Culloden, sus tristes consecuencias y la figura de Bonnie Prince Charlie. Solo para ponernos en situación. Y, a continuación, veremos si la serie es realmente respetuosa con estos y otros capítulos trascendentales de la historia de Escocia o hay que darle a los guionistas un buen tirón de orejas. ¡Qué tensión!

LAS REVUELTAS JACOBITAS DE LOS SIGLOS XVII Y XVIII

Hubo varias revueltas jacobitas en las islas británicas durante los siglos XVII y XVII. Como su propio nombre indican, lo que pretendían era reponer en el trono a Jacobo II de Inglaterra y VII de Escocia (bisnieto de María Estuardo) y, más tarde, a su hijo Jacobo Francisco Eduardo, ambos de la Casa Estuardo.

El problema comenzó en 1688, cuando el Parlamento inglés, tras la Revolución Gloriosa, depuso del trono a Jacobo II. No vamos a entrar aquí en los motivos de esa deposición real (😅) porque el artículo no acabaría nunca y aquí hemos venido a hablar de Outlander, pero os diré que a Jacobo II le sentó bastante mal e intentó recuperar el trono al año siguiente. En el contexto de estos primeros enfrentamientos ocurrió la famosa Masacre de Glencoe (de la que os cuento más al final de esta otra entrada).

Outlander Jacobo II
Jacobo II de Inglaterra y VII de Escocia (no me digáis que no es clavado al duque de Sandringham en Outlander)

Jacobo II acabó en Francia porque a su rey Luis XIV le venía muy bien tener a un Estuardo cerca como arma política contra Inglaterra. Así, estallaron levantamientos jacobitas en Escocia en 1715, 1719 y, finalmente, en 1745, siendo siempre las Highlands su epicentro y siempre extranjero el dinero que costeaba armas y provisiones.

La revuelta jacobita de 1715, pagada por Francia y protagonizada por Jacobo Francisco Eduardo, el Viejo Pretendiente, apenas duró unos meses. Fracasó rápidamente por la superioridad aplastante de las fuerzas de la Casa de Hannover, nueva dueña del trono británico.

Outlander Jacobo Francisco Eduardo Estuardo
Jacobo Francisco Eduardo Estuardo, el Viejo Pretendiente

La revuelta de 1719 tuvo como protagonista a España, extremadamente insatisfecha tras la firma del Tratado de Utrecht y la pérdida de Gibraltar (1713). Se enviaron dos fuerzas a las islas británicas, pero la mayor de ellas no pudo arribar a causa del mal tiempo. Solo 300 infantes de marina consiguieron desembarcar en las Highlands y unirse allí a los clanes jacobitas en una revuelta que duró aun menos que la anterior y que fue resuelta con solvencia en la batalla de Glenshiel por los ingleses.

LA REVUELTA JACOBITA DE OUTLANDER

Y entonces llegó la revuelta de 1745. La que lo cambiaría todo. Para mal.

Un nuevo rey, Luis XV, se sentaba en el trono de Francia y, en plena Guerra de Sucesión Austríaca, decidió apoyar una nueva revuelta jacobita, esta vez comandada por el Príncipe Carlos Eduardo, “Bonnie Prince Charlie” o el Joven Pretendiente. Bonnie Prince Charlie desembarcó en Escocia con un pequeño contingente y, desde Glenfinnan, levantó en armas a los clanes de las Highlands.

Outlander Bonnie Prince Charlie
Bonnie Prince Charlie, el Joven Pretendiente

Todo fue bien al principio: tomaron Edimburgo, ganaron la batalla de Prestonpans y, envalentonados por sus victorias, por las promesas de Francia y por el hecho de que las tropas inglesas estaban en Austria, invadieron Inglaterra hasta amenazar la misma Londres. Pero la población inglesa no los apoyaba, los refuerzos franceses no llegaban y el ejército inglés volvía, se reagrupaba y crecía a ojos vistas. Los jacobitas hubieron de retirarse hacia Glasgow, dejando pasar la oportunidad de oro que era entrar en Londres y que habría cambiado para siempre la historia británica.

De vuelta en Escocia, ganaron alguna batalla más y se establecieron en Aberdeen para organizar sus filas. Mientras tanto, a Bonnie Prince Charlie no le iba demasiado bien ni en Stirling ni en Fort William. El Joven Pretendiente no tenía experiencia militar alguna ni conocimientos de estrategia. Ni dos dedos de frente, en realidad. Tomó malas decisiones, confió ciegamente en un apoyo francés que nunca llegó y, peor aun, no permitió asumir el mando del ejército a hombres más inteligentes y mejor formados que él. Si a esto le sumamos que el ejército jacobita jugaba ahora a la defensiva y tenía problemas de suministros, el desenlace no se adivinaba muy halagüeño.

Los jacobitas tuvieron una última oportunidad en Nairn, donde, tras una extenuante marcha, intentaron un ataque por sorpresa sobre las tropas inglesas. Sin embargo, los hombres estaban mal entrenados y peor alimentados, de modo que el plan fracasó y hubieron de retirarse a los fríos páramos de Culloden Moor, donde les aguardaba su destino.

Outlander Culloden
Batalla de Culloden (1746)

Todo estos factores condujeron al desastre de la batalla de Culloden el 16 de abril de 1746. El ejército jacobita quedó completamente destruido, Bonnie Prince Charlie protagonizó una huída de película y Escocia quedó trágicamente marcada para siempre.

CONSECUENCIAS DE LA DERROTA DE CULLODEN

Las consecuencias de la derrota de Culloden en 1746 fueron devastadoras para Escocia y, más concretamente, para el modo de vida de los clanes de las Highlands. En primer lugar, se ejecutó a todos los jacobitas heridos o prisioneros y, a continuación, se inició una “caza de brujas” que acabó con cientos de simpatizantes ejecutados. Miles de highlanders fueron deportados en masa hacia las Lowlands o la costa en lo que se conoce como Highland Clearances o, directamente, se marcharon ellos mismos hacia el Nuevo Mundo incapaces de soportar la nueva realidad.

Outlander Culloden
Culloden Cairn, monumento conmemorativo por los caídos en la batalla

La represión sobre los simpatizantes jacobitas continuó durante meses y se dictaron leyes como el Act of Proscription de 1746 para destruir el sistema de clanes: se les prohibió portar armas, vestir el kilt y el tartán, tener lazos de fidelidad “feudal” entre ellos, conservar a sus jefes de clan, la religión episcopaliana (reformada pero católica en espíritu) y hasta el uso de la gaita.

Como hemos señalado antes, el Joven Pretendiente huyó de Gran Bretaña. Aunque jamás renunciaría a sus derechos sobre la corona, a causa de su incapacidad militar, su alcoholismo, su promiscuidad y sus costumbres extravagantes acabaría perdiendo el apoyo internacional tan duramente conseguido. No logró tener más descendecia que una hija ilegítima con su amante Clementina Walkinshaw. Finalmente, en 1797 moriría, también sin descendencia, su hermano menor Enrique Benedicto. Con la extinción de la línea masculina de los Estuardo, la causa jacobita pereció definitvamente.

Outlander Bonnie Prince Charlie Flora MacDonald
Bonnie Prince Charlie se despide de Flora MacDonald, la heroína que lo ayudó a escapar

CÓMO TRATA OUTLANDER LA REVUELTA JACOBITA DE 1745

Y ahora vayamos a lo jugoso, que aquí hemos venido a hablar de Outlander. ¿Trata la serie de TV adecuadamente los hechos históricos de la revuelta jacobita de 1745?

[SPOILERS TEMPORADA 1 Y 2] El levantamiento jacobita de 1745 aparece en la serie casi desde el principio y, en cierto modo, todo gira en torno a él. Claire, la protagonista, -que ha viajado a la Escocia del siglo XVIII desde 1945-, se da cuenta en el capítulo 5 de que Dougal MacKenzie está recaudando fondos para armar un ejército rebelde. Consciente de que la revuelta fracasará y de que la cultura de las Highlands quedará aniquilada, Claire intentará sabotear los planes jacobitas durante el resto de la temporada. Más tarde, Claire y Jamie Fraser intentarán que Bonnie Prince Charlie no obtenga financiación de Francia para que el desastre de Culloden no tenga lugar, pero todos sus intentos por cambiar la historia fracasarán y Jamie se unirá a la rebelión. Se cumple la máxima de los viajes en el tiempo: la Historia no puede ser cambiada.

En líneas generales, tenemos que darle un aplauso tanto a Diana Gabaldon como a los guionistas de Outlander porque han hecho un gran trabajo: salvo las pequeñas anacronías e inexactitudes que son habituales en esta clase de ficciones históricas, los hechos de la revuelta jacobita de 1745 y sus consecuencias son bastante ajustados a la realidad y transcurren como los he expuesto más arriba.

ENTONCES, ¿HAY ERRORES HISTÓRICOS EN OUTLANDER?

Sí y no. Me explico.

Se le podrían poner poner pegas a la parte de la serie que se desarrolla tras la II Guerra Mundial, sobre todo en lo que atañe a las fechas del final del racionamiento en Reino Unido y qué productos concretos podían o no encontrarse con facilidad. Es el caso de la gasolina, racionada para uso privado hasta 1950 y de la que Frank Randall parece tener un suministro inagotable que le lleva desde Inglaterra hasta Inverness en pleno 1945.

Outlander cupon racionamiento gasolina
Cupón de racionamiento de gasolina de 1949. Frank Randall tenía la colección completa.

Otro aspecto a debatir sería el episodio del juicio por brujería a Geillis Duncan y Claire. En aquella época ya no se juzgaba, ni muchos menos se ejecutaba, a la gente por aquellos motivos. Pero tampoco me voy a poner exquisita, porque en realidad el último juicio por brujería en Escocia ocurrió solo veinte años antes del que queda retratado en la serie (y la última ejecución, en 1706).

Outlander Geillis Duncan brujas
Jucio por brujería en North Berwick (Escocia, 1590), del que Gabaldon sacó el nombre de Geillis Duncan

Una anacronía que sí me llama la atención es la insistencia de Jamie Fraser en vestir el tartán de su clan el día de su boda. Los diseños personalizados de tartán de los clanes escoceses datan apenas del siglo XIX, cuando el renacimiento del folklore y las tradiciones highlanders los trajeron de vuelta a la vida después de haber estado proscritos durante un siglo. En el siglo XVIII no había asociación alguna entre los diseños de tartán y los diferentes clanes de las Highlands. El famoso libro del siglo XIX llamado Vestiarium Scotium que, supuestamente, recogía el diseño personalizado de cada clan desde el siglo XVI, es posiblemente una falsificación.

Outlander kilt tartan
Los diseños personalizados de tartán de los clanes de las Highlands datan del siglo XIX

Que los protagonistas de Outlander, Claire y Jamie, sean ambos católicos habría sido teóricamente posible pero poco probable (sin duda Gabaldon lo hizo así para facilitar su matrimonio). En la Escocia del siglo XVIII la religión católica llevaba prohibida casi doscientos años. Cuando se practicaba el catolicismo, era en el más absoluto de los secretos. En el caso de Claire, por contexto y por su apellido (Beauchamp) de origen francés anglicanizado, lo mas probable es que su personaje fuera, efectivamente, de confesión anglicana. Pero, de nuevo, aunque improbable, que Claire y Jaime sean católicos no es un gran error histórico en sí mismo.

CONCLUSIÓN

Outlander es, en gran medida, históricamente respetuosa. Sobre todo en lo que respecta a la historia de Escocia en el siglo XVIII. Cuando no lo es, se toma licencias solo en pequeños detalles y en algunos aspectos secundarios: esa Inglaterra post II Guerra Mundial que no termina de estar muy bien retratada, el catolicismo de los protagonistas, los diseños de tartán de clanes o el juicio anacrónico a Geillis Duncan por brujería. Por supuesto, encontramos los errores típicos en esta clase de ficciones históricas referentes a niveles de higiene y aspecto general, pero supongo que podemos perdonarle a Outlander el intentar que no nos den arcadas cada vez que empieza un capítulo 😂

Teniendo en cuenta todo lo expuesto y que, además, Diana Gabaldon no es historiadora, su mérito es doble por el enorme esfuerzo de documentación que debió realizar para escribir su saga de novelas. Por mi parte, acostumbrada como estoy a que series y películas que me gustan mucho más que Outlander le peguen mil patadas a la Historia, agradezco el respeto de esta saga al capítulo de los levantamientos jacobitas y, en general, al espíritu de las Highlands. Así que un aplauso desde este blog para esa rigurosidad general y a seguir disfrutando de la serie 😉


¡Espero que os haya gustado mucho esta entrada! La historia de Escocia es apasionante, así que si queréis más artículos parecidos, solo tenéis que dejarme en los comentarios o en las redes sociales del blog sobre qué os gustaría que escribiera.

📚 󠁧󠁢Si os manejáis con el inglés y os interesa saber más sobre el patrimonio jacobita, en esta web os lo cuentan prácticamente todo y en esta otra web de Historic Enviroment Scotland podéis bajaros un pdf muy interesante sobre el tema.

📚 Si preferís ampliar información en español, en este otro blog tenéis una entrada completísima sobre los antecedentes, transcurso y consecuencias de los levantamientos jacobitas (todo mi agradecimiento para Miguel Lloerd, tanto por mostrarme este interesante artículo como por seguir este blog 😉).


ENTRADAS RELACIONADAS:

¡Suscríbete gratis al blog para no perderte las novedades! 

Y recordad que podéis seguir el blog también en Facebook,  TwitterInstagram y Youtube para más fotografías, vídeos, rutas e historias.

Cheers!!! 🙋

 

Nota: la imagen de portada de este artículo pertenece a STARZ® y no puede ser utilizada con propósitos comerciales sin su permiso. El resto de imágenes del artículo son de libre uso y procedentes de Wikipedia.

Entradas Relacionadas

6 Replies to “La historia tras Outlander: aciertos y errores de la serie de TV”

  1. Hola! Muchas gracias por tus posts, te sigo y leo desde Argentina! Si Dios quiere, iré a Escocia en Mayo! Hace mucho tiempo que quiero ir!!! Que país fascinante! Un saludo desde Argentina!

    1. ¡Muchas gracias a ti por leerme, Sol! Mayo es un mes precioso para conocer Escocia. Con un poquito de suerte, te hará un tiempo excelente. ¡Te va a encantar todo! Un abrazo 🤗

  2. María Dolores MARTORELL SANTOS dice: Responder

    Me ha encantado y me ha dejado boquiabierta lo que sabe de historia de esa maravillosa tierra que es ESCOCIA

    1. Muchas gracias, María Dolores! Me alegro mucho de que te haya gustado tanto 🙂

  3. Muy ilustrativo y clarificador. Gracias.

    1. Me alegra mucho que lo hayas encontrado útil! Un abrazo, Isabel, y gracias a ti 🙂

Deja un comentario