ayrshire escocia

Qué ver en Ayrshire (Escocia): 10 visitas imprescidibles

Hoy dividida en tres concejos diferentes, Ayrshire es una región histórica en el suroeste de Escocia, una zona bellísima y abandonada injustamente por el turismo internacional (aunque más atractiva, si cabe, para el viajero independiente por este mismo motivo).

La historia ha hecho de Ayrshire cuna de héroes como Robert the Bruce y poetas como Robert Burns, refugio de Covenanters y hogar de comerciantes en los boyantes siglos XVIII y XIX. Sus hitos más interesantes se derraman por su encantadora costa: los castillos de Culzean, Dunure y Kelburn, las playas de Irvine y Troon y las históricas villas de Largs y Alloway, por mencionar solo unos cuantos.

🚗 ¡Acompáñame a descubrir cómo visitar lo mejor de Ayrshire en Escocia!

Cómo organizar una ruta por Ayrshire (Escocia)

Para visitar todos los lugares de Ayrshire consignados en este artículo serían necesarios al menos tres días, a los que habría que añadir al menos dos más si se quiere visitar la isla de Arran, zona que también pertenece a Ayrshire y que traté en este otro artículo, y la isla de Great Cumbrae, sobre la que escribí en este otro. Sin embargo, si solo tienes uno o dos días para visitar la zona, siempre puedes simplificar tu ruta y escoger las visitas que más te apetezcan o las más significativas, como Culzean Castle, Kelburn Castle, Largs y las playas de Troon, Irvine o West Kilbride.

🙋‍♀️ ¡Recuerda que me tienes a tu disposición en el servicio de planificación de viajes si necesitas ayuda para organizarte (🚫 servicio actualmente suspendido)! Haz clic aquí para mas información.

Dónde alojarse en Ayrshire

Ayrshire es una región muy extensa, así que allá van algunas sugerencias de alojamiento repartidas por toda su geografía.

En North Ayrshire, no puedo menos que recomendar Seamill House, un hotel fantástico junto a la playa más escénica de la región, y The Waterside, una opción menos económica, pero que aúna un alojamiento maravilloso con una bellísima playa y el mejor restaurante en calidad precio de todo Ayrshire. Si prefieres alojarte en Largs, la guest house tradicional de St Leonards es perfecta.

En South Ayrshire, la posada de aire tradicional escocés Old Loans Inn es la base perfecta para disfrutar de las playas de Troon e Irvine o del castillo de Dundonald. Por el contrario, si prefieres alojarte en el extremo sur, cerca de los castillos de Culzean y Dunure, el bed and breakfast de Burnside Farm y sus preciosas vistas te encantarán. Para un retiro rural con encanto, sin duda la granja de Crofthead Farm es perfecta.

Booking.com

Qué ver en Ayrshire: 10 visitas imprescidibles

1. Culzean Castle, un castillo frente al mar

Culzean Castle, con su ubicación en un promontorio rocoso frente a las aguas azules del estuario del Clyde, es uno de los castillos más encantadores e impresionantes de todo Ayrshire. Fue la morada ancestral de los poderosos marqueses de Ailsa, jefes del clan Kennedy que, en 1945, lo entregaron al cuidado del National Trust for Scotland, organismo que hoy gestiona la visita al lugar.

ayrshire escocia
Castillo de Culzean en Ayrshire (Escocia)

No te puedes perder un recorrido por el interior del castillo y un paseo por su fantástico estate, que incluye bosques, estanques, ciervos, cisnes, cuevas secretas en los acantilados y una espectacular bajada a la playa. ¡En resumen, una visita absolutamente imprescindible en Ayrshire!

Más información sobre la visita al castillo, horarios y precios.

2. Ruta de Robert Burns, el poeta nacional

Robert Burns (1759-1796), poeta nacional de Escocia, es con toda justicia llamado «el bardo de Ayrshire«, puesto que en esta región nació y desarrolló su vida y su poesía. Amado por el pueblo por su ideología ya próxima al pensamiento socialista y por su uso magistral del scots (lengua que era mal vista en la época por ser propia de gente rural) como lenguaje de preferencia, tras su prematuro fallecimiento en 1796 se le empezó a rendir auténtico culto en celebraciones como la Burns Night.

A las afueras de la ciudad de Ayr, en lo que fue la antigua aldea de Alloway, el viajero puede hacer un estupendo circuito por los lugares de la vida y la obra Robert Burns: el cottage donde nació y creció, en el seno de una familia campesina; rincones de sus poemas como Brig o’Doon o la Alloway Auld Kirk; los jardines que guardan su memorial; y un impresionante museo dedicado a su figura. ¡El lugar no solo es interesante, sino encantador!

Saca aquí tus entradas para el Museo y el Cottage de Robert Burns en Alloway.

3. Ruinas de Dunure Castle (escenario Outlander)

No muy lejos de Culzean Castle y de la aldea histórica de Alloway, se alzan las ruinas bucólicas del castillo de Dunure. Aunque el edificio original data del siglo XIII, los vestigios que hoy contempla el viajero son los restos de una fortaleza de los siglos XV y XVI, que quedó abandonada a mediados del XVII. Mucho se ha especulado sobre el origen de este castillo costero: una leyenda cuenta que lo construyeron los vikingos, otra, que el rey Alexander III lo regaló al clan MacKinnon por su ayuda contra Noruega en la batalla de Largs (1263). Lo cierto es que el castillo de Dunure fue la morada ancestral de los Kennedy de Carrick, la familia más poderosa del sureste de Escocia durante la Edad Media.

Dunure Castle es uno de los lugares más hermosos y románticos de Ayrshire, con sus muros arruinados derramándose por los acantilados entre cuevas marinas y puertos en miniatura. Por si esto fuera poco, además es escenario Outlander: su puertecito apareció en la tercera temporada de la serie como el lugar desde donde varios de sus personajes parten hacia el otro lado del Atlántico, y tanco las ruinas del castillo como el paisaje costero fueron protagonistas durante las secuencias de la Silkies’ Island.

ℹ La visita es gratuita y de libre acceso.

4. Las mejores playas de Ayrshire: Troon y más

Ayrshire es una región reputada por sus largas playas de arenas doradas y aguas azules. En los días soleados que a veces regala el verano escocés, pese a que el agua está fresquita, se llenan hasta los topes de locales que disfrutan de un día de baño. Doy fe de que son las más agradables de toda Escocia para esta actividad y que, en días de calor, el agua se caldea bastante y resulta muy agradable.

Probablemente, las mejores playas donde pasear y bañarse en Ayrshire son las de Troon e Irvine, ambas larguísimas, siendo la primera la más popular y la que recomiendo evitar en días soleados de fin de semana, porque se abarrota. Si el viajero desea conocer una playa más solitaria pero también apta para el baño, no puede dejar de visitar la de Seamill/West Kilbride. Con las montañas de la isla de Arran al fondo, es uno de los rincones más bellos de la región.

5. Dundonald Castle y sus bosques

Dundonald Castle, que se alza sobre los cimientos de varios fuertes protohistóricos y castillos medievales, es una de esas fortalezas con historia y leyenda. La primera lo hace obra del rey Robert II, el primero de la casa Estuardo en subir al trono escocés, en el siglo XIV. La segunda cuenta que sus potentes muros se alzaron gracias a un tesoro que encontró su campo de coles, de forma profética y onírica, un tal Donald.

Sea como fuere, el castillo de Dundonald es una de esas visitas curiosas que merecen la pena tanto por el tour que se ofrece por el interior (en inglés) como por su aspecto exterior y por el precioso paseo forestal que tiene alrededor y que puede extenderse tanto hasta Troon, por un lado, como hasta las ruinas de Auchans House, por el otro. ¡Un auténtico castillo medieval cuya visita es imprescindible en Ayrshire!

Más información sobre la visita al interior de Dundonald Castle.

6. Loudoun Hill: la colina de la batalla

La colina volcánica de Loudoun Hill se alza un poco a desmano del resto de visitas de Ayrshire, pero si el viajero está interesado en la historia de Escocia, ¡vaya si merece la pena acercarse! Aquí, en 1307, se peleó nada más y nada menos que la batalla de Loudoun Hill entre el ejército de Robert the Bruce y el del rey inglés Eduardo I, comandado por Aymer the Valence. Sería la primera de muchas victorias del rey escocés, en una carrera que culminaría con la famosa batalla de Bannockburn, tras la que el dominio de Inglaterra sobre Escocia terminaría de facto.

El lugar no solo es interesante por su pasado histórico, sino por el magnífico paisaje y por el monumento que allí se alza al «Espíritu de Escocia» que, curiosamente, no conmemora a Robert the Bruce sino a William Wallace por una batalla que, supuestamente, este habría luchado también en aquella colina (aunque este hecho es, casi con total seguridad, legendario). Si el viajero se siente con fuerzas, puede incluso coronar Loudoun Hill y disfrutar de unas vistas espectaculares desde la cima.

ℹ La visita es gratuita y de libre acceso.

7. Portencross Castle, vestigios de la Armada Invencible

El castillo de Portencross se alza orgulloso ante las aguas, generalmente embravecidas, de esta zona del estuario del Clyde, entre mainland y las islas Cumbrae. La fortaleza actual data de mediados del siglo XIV y fue la morada ancestral de los Boyd de Kilmarnock. Después de que una terrible tormenta la dejara sin techos en 1739, el lugar fue cayendo en el olvido y el abandono hasta que los «Amigos de Portencross», una asociación local, se pusieron a la tarea de salvarlo hace apenas una década.

Si hay un castillo con una historia curiosa en Ayrshire es, desde luego, el de Portencross, puesto que en su bahía fue a naufragar una de las naves de la Armada Invencible, histórica y desastrosa expedición de guerra española cuya relación con Escocia os conté en este otro artículo, que también incluye el relato del barco hundido frente al castillo de Portencross.

Más información sobre Portencross Castle y sus días de puertas abiertas.

8. Largs, donde Ayrshire se vuelve vikinga

Como muchos otros lugares de la costa de Ayrshire y de sus islas, Largs fue en su día un idílico resort vacacional victoriano. Aún quedan muchas trazas de ese pasado en el encantador paseo marítimo y en monumentos tan singulares como The Pencil, que conmemora la famosa batalla de Largs entre Escocia y Noruega, ocurrida en el lugar en 1263. Aquellos noruegos no eran vikingos desde hacía tiempo, pero estos ya habían dejado su huella en muchas zonas de Escocia, algo que se puede comprobar en la exhibición Vikingar.

Si el viajero dispone de tiempo, además de visitar el bullicioso y alegre paseo marítimo de Largs, le recomiendo encarecidamente que suba hasta un mirador al que se llega desde Douglas Park: las vistas sobre la bahía, las islas y el estuario del Clyde, en un día despejado, son una de las visiones más impactantes de todo Ayrshire. Además, de camino se puede visitar un cairn prehistórico.

Más información sobre el museo de Vikingar y sus horarios de apertura.

9. Kelburn Castle, murales brasileños en un castillo escocés

Si hay un castillo original y diferente en Ayrshire y, tal vez, en toda Escocia, ese es Kelburn Castle. Desde que, en 2007, su dueño, el conde de Glasgow, invitó a unos artistas del graffitti brasileño a decorar su fachada, el aspecto de la fortaleza no ha parado de suscitar controversia y, al parecer, la gente o lo ama o lo odia. Lo cierto es el castillo de Kelburn es, sin duda, una visita interesante y tiene uno de los mejores estates de la región, lleno de caminos forestales y maravillosas cascadas.

El castillo de Kelburn y sus tierras llevan en posesión del clan Boyle desde el siglo XII, lo que convierte a esta fortaleza en una de las más antiguas, continuamente habitadas por la misma familia, de toda Escocia. Aunque el origen del edificio está en el siglo XIII, su aspecto actual es fruto de unas profundas reformas llevadas a cabo durante el siglo XVII. ¡Con sus paseos, juegos infantiles, eventos y festivales, es una de las visitas más completas de Ayrshire!

Más información sobre el castillo de Kelburn y sus horarios de visita.

10. Gastronomía: dónde comer el mejor marisco

Ninguna visita a una región escocesa está completa sin un paseo por su gastronomía y Ayrshire no es una excepción. Aunque su producto más famoso es el delicioso queso de la isla de Arran, en sus restaurantes también se puede degustar un delicioso pescado y marisco, ¡beneficios de ser una región costera!

Algunos de los mejores restaurantes donde disfrutar la gastronomía de Ayrshire son The Catch at Fins en Largs, The Rockpool en Ayr, el MacCallum Oyster Bar en Troon, The Waterside en West Kilbride o incluso, en plan mucho más informal, The Fish Works, un excelente take away en Largs para degustar un fish & chips frente al mar.


¡Espero que hayas disfrutado mucho este artículo con las mejores visitas para conocer y disfrutar Aryshire (Escocia), una región apartada de las rutas habituales del turismo con muchísimo que ofrecer!

📌 ¡Suscríbete al blog para no perderte las novedades y hazte ya aquí con mi nuevo libro «Breve Historia de Escocia»!

Y recuerda que puedes seguir el blog también en Facebook,  Instagram y Youtube para más fotografías, vídeos, rutas e historias. Cheers!! 🙋‍♀️

Entradas Relacionadas

Excursión al Lago Ness desde Edimburgo: cómo llega... Hacer una excursión al Lago Ness (Escocia) desde Edimburgo es una actividad imprescindible en un viaje a la bella Alba. Una vez allí, podrás conocer ...
Dumfries & Galloway: ruta por el encantador s... Dumfries & Galloway es, junto con los Borders, la región más sureña de Escocia y no solo no está exenta de belleza sino que, además, cuenta con l...
Visitar Escocia en 4 días: Edimburgo y excursiones... Visitar Escocia merece al menos una semana de ruta solo para empezar, pero lo cierto es que no siempre disponemos de todo el tiempo que nos gustaría ...
Ruta por Glencoe, el bellísimo valle de las lágrim... El auténtico corazón de Escocia son las Highlands. Y, dentro de la enormidad de las Highlands, una de sus zonas más sobrecogedoras y hermosas es el v...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.