Flora MacDonald

Flora MacDonald: luces y sombras de la heroína de Escocia

Flora MacDonald es uno de los personajes históricos más famosos de Escocia. De apoyar al Gobierno en su lucha contra los jacobitas pasó a jugarse la vida por salvar la de Bonnie Prince Charlie -el Joven Pretendiente estuardo- en su loca huida a Francia.

¿Sabías que después emigró a Carolina del Norte y que lo perdió todo en la guerra de Independencia Americana? ¿Y que puedes visitar su tumba en la isla de Skye? ¡Quédate a leer y hacemos un repaso por lo más interesante de su biografía!

Flora MacDonald: luces y sombras de la heroína de Escocia

1. La pequeña Flora MacDonald

Flora MacDonald (en gaélico escocés Fionnghal nic Dhòmhnaill) nació en 1722 en la isla de South Uist, en las remotas Islas Hébridas Exteriores de Escocia. Se trata de uno de los confines de Europa y un lugar paradisíaco con playas de arena blanca y aguas color turquesa. En Milton, la granja donde vivió sus primeros años, hay un memorial que puedes visitar.

Milton en South Uist
Memorial a Flora MacDonald en Milton

Sus padres eran Marion y Ranald MacDonald, presbiterianos y miembros de la pequeña nobleza de las islas y modestos terratenientes en la zona de Milton y Balivanich. Tenía dos hermanos mayores que ella: Angus, que heredaría las propiedades familiares, y Ronald, que moriría muy joven.

También moriría joven el padre de Flora MacDonald y, pocos años después, su madre volvería a casarse con otro MacDonald, en este caso Hugh MacDonald de Armadale, que vivía en la isla de Skye y que más tarde jugaría un papel protagonista en las aventuras y desventuras de Flora.

Flora Macdonald
Flora MacDonald en 1749, tras un año de prisón en Londres

Flora, sin embargo, no acompañaría a su madre en su nueva vida, sino que sería educada por un primo de su padre llamado Sir Alexander MacDonald de Sleat, lo cual quiere decir que creció fuera de las islas. Aunque es lógico pensar que recibió su educación en Edimburgo, no existen pruebas documentales que lo demuestren.

2. Flora MacDonald, salvadora de Bonnie Prince Charlie

Así pues, Flora MacDonald, nacida isleña, se crió entre las Highlands y ciudades como Edimburgo. No olvidaría, sin embargo, a la parte de su familia que vivía en las islas y, así, cuando el último levantamiento jacobita acabó trágicamente en 1746 en el baño de sangre de Culloden Moor, este hecho la sorprendió en la isla de Benbecula, en las Hébridas, visitando a algunos familiares.

bonnie prince charlie
Batalla de Culloden representada en la serie Outlander

Un buen día de junio, apenas dos meses después de la batalla de Culloden, se presentó en las playas de Benbecula Bonnie Prince Charlie -pretendiente al trono y líder del último levantamiento jacobita– con un grupo de partidarios. Huía de la persecución del Gobierno, que había puesto en 30.000 libras la recompensa por su cabeza. Entre sus seguidores estaba el capitán norirlandés Conn O´Neill, que resultó ser pariente lejano de Flora. Desesperados, le pidieron ayuda.

Bonnie Prince Charlie
Bonnie Prince Charlie a los veinticinco años

La familia de Flora MacDonald no había apoyado los levantamientos jacobitas. De hecho, Benbecula estaba bajo el control de una milicia gubernamental comandada por Hugh MacDonald -padrastro de Flora-, y en la que también militaba su prometido Allan MacDonald.

En teoría, Bonnie Prince Charlie era el enemigo.

Flora MacDonald dudó qué hacer, temiendo poner en riesgo a sus familiares más queridos pero, finalmente, su buen corazón y su generosidad pudieron más y acudió a su padrastro suplicando clemencia para los fugitivos.

3. Una huida épica de Benbecula a la isla de Skye

¡Entre todos trazaron un plan de fuga de lo más rocambolesco!

Muy probablemente, fue el propio Hugh MacDonald el que consiguió pasajes en barca para Flora, dos doncellas y seis remeros. Una de las doncellas, concretamente la irlandesa Betty Burke, no sería otra que Bonnie Prince Charlie torpemente disfrazado. Y así, llegaron a Skye, tomando tierra en la casa de Lady Margaret y Sir Alexander MacDonald, tíos de Flora.

portree skye
Portree, capital de la isla de Skye

Desde allí, Flora y Kingsburgh, el administrador de los MacDonald, ayudaron a Bonnie Prince Charlie -al que aconsejaron quitarse el disfraz porque lo único que conseguía era llamar más la atención- a llegar a Portree, capital de Skye, donde el Joven Pretendiente pudo tomar un barco para continuar el periplo de huida que, finalmente, le llevaría a Francia.

La leyenda dice que, durante esa despedida en Portree, el Estuardo entregó a su salvadora un pequeño cofre con un retrato suyo a modo de agradecimiento.

Flora MacDonald bonnie prince charlie
Flora y Bonnie Prince Charlie

Flora MacDonald y Bonnie Prince Charlie jamás volverían a encontrarse. Cuando vivieron esta épica aventura ella tenía veinticuatro años y él veintiséis y nunca dejaré de preguntarme si todos los riesgos que tomó Flora, en contra incluso de la postura política familiar, pudieron deberse a algo más que la lástima por un fugitivo.

bonnie prince charlie
Despedida de Flora y Bonnie Prince Charlie

4. Un año en la Torre de Londres

Dos semanas después de lo ocurrido, algunos de los remeros fueron detenidos por soldados gubernamentales y confesaron todo el plan. Kingsburgh y Flora MacDonald, que habían permanecido en Skye, fueron detenidos y conducidos Dunstaffnage Castle, en Oban, y de allí a Inglaterra, a la temida Torre de Londres.

Lady Margaret MacDonald, la tía de Flora, no descansó hasta conseguir interceder por su sobrina. Haciendo uso de todas sus influencias, consiguió que la joven pasara su año de cautiverio en el exterior de la Torre, bajo la vigilancia de un servidor real.

flora macdonald
Flora MacDonald retratada por el pintor galés Richard Wilson

Con la amnistía de junio de 1747, Flora MacDonald abandonó su prisión y regresó a casa con su reputación intacta -siempre mantuvo la historia de que ayudó al Estuardo por pura caridad- y mil quinientas libras en el bolsillo donadas por nobles, entre los que se contaba el mismísimo príncipe heredero británico, Federico.

5. Flora MacDonald emigra a Carolina del Norte

Dos años y medio más tarde, en 1750, Flora contrajo matrimonio con Allan MacDonald, capitán del ejército británico e hijo mayor de Kingsburgh. Se instalaron en un cottage en Flodigarry, una aldea situada en la salvajemente hermosa península de Trotternish, en Skye.

An Corran Skye
Paisajes de Flodigarry en la isla de Skye

Allí tuvieron (al menos) siete hijos y vivieron felices, aunque bastante pobremente -Allan resultó no ser muy bueno con el tema del dinero-, hasta que en 1774 decidieron emigrar a América tras una disputa por la renta con el jefe del clan MacDonald. Se asentaron en Killegray (Carolina del Norte), en la zona montañosa de Mountain Creek.

Pero la mala fortuna les perseguía. Al año siguiente estalló la Guerra de Independencia de los Estados Unidos y el matrimonio MacDonald, al igual que la mayor parte de los escoceses de la zona, escogió luchar por el bando perdedor. Allan, que comandaba el batallón realista highlander del condado de Anson, cayó prisionero del ejército patriota estadounidense en 1776, tras la victoria de este último en Moore´s Creek Bridge. Permanecería en prisión dieciocho largos meses.

Flora MacDonald
Placa conmemorativa de la despedida entre Flora y su marido

Un año más tarde, las posesiones de los realistas empezaron a ser confiscadas y Flora fue expulsada de sus propiedades de Killegray. Tanto ella como su marido lo perdieron todo salvo la vida.

6. Regreso a Skye y muerte

Tras vivir un durísimo año en Nueva Escocia (Canadá), en septiembre de 1779 Flora MacDonald tomó un barco a Londres junto a su hija -sus hijos varones luchaban aún en la guerra-. Durante la larga travesía, la nave fue atacada por corsarios franceses y, en el fragor de la lucha -puesto que se negó a bajar a la bodega-, se rompió un brazo, enfermando luego gravemente, lo que la retuvo en la capital inglesa durante más tiempo del que ella hubiera querido.

Probablemente, no veía la hora de regresar a Escocia y terminar de una vez con aquella eterna racha de mala suerte.

Flora MacDonald en Escocia retratada por Richard Wilson

Por fin, en la primavera de 1780, a sus casi sesenta años, Flora MacDonald regresó a Escocia, a su amada isla de Skye, donde habitaban memorias sin duda más felices que en la convulsa América. Allí vivió en diversas propiedades familiares -incluyendo el castillo de Dunvegan-, hasta que su marido regresó también y ambos se fueron a vivir a una pequeña granja en Flodigarry, en la que subsistieron cómodamente gracias al dinero que uno de sus hijos les enviaba desde la India.

Flora MacDonald
Tumba de Flora MacDonald en Kilmuir

Flora MacDonald falleció en 1790 a los sesenta y ocho años de edad y fue enterrada en el cementerio de Kilmuir, a donde puedes ir a visitar su tumba si pasas por la isla de Skye. La tradición cuenta que su cuerpo fue envuelto en una sábana que había pertenecido a Bonnie Prince Charlie, pero seguramente esta no es sino una más de las improbables leyendas que circulan en torno a Flora.

Su epitafio fue redactado por el escritor inglés Samuel Johnson que, tras haberla conocido de joven, la describió como «una mujer de gesto suave, gentiles modales, alma amable y elegante presencia». Reza así:

Flora MacDonald, preserver of Prince Charles Edward Stuart.A name that will be mentioned in history, and if courage and fidelity be virtues, mentioned with honour.

Flora MacDonald, salvadora del Príncipe Carlos Eduardo Estuardo. Un nombre que será recordado en la Historia y, si el coraje y la fidelidad fueren virtudes, será recordado con honor.

7. El legado de Flora MacDonald en la cultura escocesa

Hay cientos de obras literarias, artículos, libros y películas que hablan de Bonnie Prince Charlie y su pintoresca huida a la isla de Skye desde Benbecula. Sin embargo, en esta ecuación Flora MacDonald solo ocupa un lugar secundario y, desde luego, no ha merecido hasta la fecha ninguna obra literaria o cinematográfica en su nombre, salvo la novela de Inglis Fletcher The Scotswoman (1954).

Además, apenas hay información sobre ella en español, motivo principal que me impulsó a escribir este artículo. La documentación en inglés es algo más amplia, pero nada que sea sencillo de encontrar (no obstante, os dejo una bibliografía al final del artículo).

Inverness castle
Estatua de Flora MacDonald en el castillo de Inverness

Con el revival nacionalista escocés de mediados y finales del siglo XIX y la recuperación -o, a veces, invención- de tantos símbolos, su figura comenzó a ser honrada como una de las heroínas de la historia de Escocia. Incluso se publicó en 1878 una supuesta autobiografía de Flora MacDonald que, en realidad, fue escrita por su nieta Flora Frances Wylde. Contiene gran cantidad de errores históricos, muchos de los cuales, lamentablemente, han llegado a nuestros días y alimentan el imaginario popular sobre Flora y los acontecimientos que vivió.

En 1884 se incluyó su nombre en la canción Skye Boat Song, que muchos conoceréis por su versión en Outlander y, en 1896, se erigió una estatua en su honor en la puerta del castillo de Inverness.

8. Para saber más (en inglés) sobre Flora MacDonald:

📚 Douglas, Hugh; Flora MacDonald: The Most Loyal Rebel (1999, Sutton Publishing).

📚 MacLeod, Ruairidh. Flora MacDonald: The Jacobite Heroine in Scotland and North America (1985, Shepheard-Walwyn).

⬇ (pdf para descargar legalmente) MacGregor, Alexander. The life of Flora Macdonald, and her adventures with Prince Charles (2009, Nabu Press)

¡Espero que os haya gustado mucho este artículo sobre Flora MacDonald, heroína de Escocia, y sus aventuras y desventuras ayudando a huir a Bonnie Prince Charlie y, más tarde, en América!

📌 ¡Suscríbete al blog para no perderte las novedades!    

Y recuerda que puedes seguir el blog también en Facebook,  Instagram y Youtube para más fotografías, vídeos, rutas e historias.

Cheers!!! 🙋

14 comentarios en “Flora MacDonald: luces y sombras de la heroína de Escocia”

  1. Que risa he conseguido. Me encanto la historia-biografía de Flora y como la narras.
    Extrañamente sentía que la estaba relatando una chica que hace videos en YouTube sobre Escocia, y que le quedo pendiente el video de Flora Macdonald, así que decidí buscar en internet sobre esta mujer, y …… ¡¡Balla que sorpresa me he llevado!! ¡¡Si eres la misma persona!! jajajaja
    Haces un excelente trabajo, te felicito. Ojala sigas realizando más biografías sobre personajes de Escocia, cariños desde Chile.

  2. No sabía acerca de Flora, me encantó leer este artículo y también me encanta la idea de saber cada vez un poquito más de Escocia y su historia; gracias a ti, Ana!

  3. Me estoy poniendo al día ¡tenía lecturas atrasadas! muy interesante su vida, aunque un cúmulo de desgracias, pobre… La vida entonces no era nada fácil. No sé si habría o no algo romántico, pero razones poderosas tuvo que haber cuando no sólo se involucró ella, sino a sus familiares y su prometido no «se lo tuvo en cuenta» jejeje

  4. Maria Cristina Thomson

    Thank you very much for introducing me to Flora and her life! I´ve downloaded The Life of Flora Mcdonald and can´t wait to read it. Many thanks again!

  5. Hola Ana!! Estoy tan intrigada como tú de lo que motivó a Flora realmente para ayudar al príncipe…
    Muy interesante!!
    Gracias por tus artículos!

    1. ¡Hola Eva! Aysss, con lo poco moñas que suelo ser para estas cosas… Pero siempre he querido pensar que había algo romántico entre ellos 😛

      ¡un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.