Las Selkies y otras 7 criaturas de la mitología escocesa

Las Selkies y otras 7 criaturas de la mitología escocesa

Las Selkies son unas de las criaturas más enigmáticas y encantadoras de la rica mitología escocesa. Pero estas bellas mujeres-foca no son los únicos espíritus que habitan el folklore de Escocia: duendes del hogar, Kelpies, el Ghillie Dhu, mujeres-cabra, Nessie, vampiros de las Tierras Altas, duendes de los bosques, centauros de las islas del norte… ¡Hay cientos y me dejo muchísimos en el tintero para próximos artículos!

Así que quédate conmigo y hacemos un repaso por lo mejor de la mitología escocesa 🧚‍🧛‍🧜‍

LAS SELKIES Y OTRAS 7 CRIATURAS DE LA MITOLOGÍA ESCOCESA

1) SELKIES, LA GENTE-FOCA

Como tantas otras criaturas de la mitología escocesa, las Selkies son seres teriántropos, es decir, son criaturas humanas con la habilidad fantástica de transformarse en animales. En el caso de las Selkies, la tradición asegura que cambian a placer entre sus formas animal y humana por el método de mudar la piel. En la mayor parte de los casos, se habla de las Selkies como criaturas femeninas, pero lo cierto es que también pueden ser hombres.

¿Y de dónde viene etimológicamente el nombre «selkie»? Pues es bastante sencillo, puesto que deriva del término Scots selch, que significa foca gris. Su leyenda se extiende por todo el norte y las islas de Escocia (particularmente Orcadas y Shetland) y tiene paralelos en algunas tradiciones islandesas y de las islas Feroe.

selkies mitología escocesa
Escultura de una Selkie en Mikladalur (Islas Feroe)

Las leyendas más comúnmente asociadas a las Selkies son aquellas que hablan del amor entre una de ellas y un hombre humano. La historia suele empezar con el protagonista masculino hallando primero la piel de la criatura y luego a la propia Selkie, desnuda, en su forma humana, yaciendo o danzando en la playa. Ambos se enamoran y contraen matrimonio e, incluso, tienen hijos híbridos que nacen con las manos palmeadas, pero normalmente la Selkie es infeliz con su vida entre los humanos.

La Selkie no añora otra cosa que regresar al mar, cosa que hará en cuanto halle su piel, que su marido habrá escondido diligentemente por miedo a perder a su amada. En la mayor parte de historias la hermosa criatura vuelve cada año a visitar a su familia humana, pero rara vez se queda mucho tiempo en tierra.

selkies escocia
Selkie mudando su piel para transformarse en mujer – Carolyn Emerick (2013)

También existe el mismo cuento a la inversa, con un Selkie masculino como protagonista. En realidad, si quieres conseguir uno para ti, la leyenda dice que lo único que tienes que hacer es derramar en el mar siete lágrimas de soledad verdadera y aparecerá. ¿Quién no tiene guardadas algunas de esas en casa?

Quizás precisamente a causa de estas leyendas, raramente se han cazado focas a lo largo de la historia de Escocia, salvo en momentos de grandísima necesidad. De hecho, matar una foca siempre se ha considerado en esta tierra un acto deleznable que lleva la mala suerte de por vida a su asesino.

2) KELPIES, CABALLOS POCO RECOMENDABLES

¡La mitología escocesa está llena de teriántropos! Los Kelpies son otra de esas criaturas que tienen la capacidad de cambiar su forma física a voluntad, en este caso entre hombre y caballo. Hay alguna historia aislada de kelpies femeninos, pero generalmente son masculinos. Su naturaleza es la de solitarios espíritus de agua que habitan en los lochs y las piscinas, ríos y pozas escocesas.

kelpies mitología escocesa
Caballo de agua arrastrando a la perdición a un humano – Theodor Kittelsen (1890)

Quizás las leyendas más famosas sobre Kelpies son las que nos llegan desde el Lago Ness, que nos hablan de hermosos y poderosos caballos negros que se dedican al poco noble arte de atraer humanos a las aguas del loch para ahogarlos. ¡Atento si se te acerca un caballo con las pezuñas al revés, porque al parecer esa es la única señal que los distingue de los caballos normales! También deberías desconfiar de hermosos y atractivos desconocidos con algas en el pelo y piernas terminadas en pezuñas de caballo.

La leyenda dice que se puede atrapar a un Kelpie tomándolo de sus bridas doradas, difícil misión ya que la criatura peleará por su libertad con pezuñas y dientes. De todas formas, si lo consigues, no te durará mucho la alegría, puesto que esclavizar a un Kelpie trae consigo quedar maldito para toda la eternidad.

Si quieres conocer a estos terribles caballos de agua de una forma más segura, siempre puedes acercarte a las enormes y preciosas esculturas de The Kelpies en Falkirk.

kelpies mitología escocesa
The Kelpies en Falkirk, esculturas obra de Andy Scott

3) BROWNIES (Y NO PRECISAMENTE DE CHOCOLATE)

Los brownies o broonies son espíritus bondadosos del hogar que, según la tradición de la mitología escocesa, salen de su escondite por las noches para hacer las tareas domésticas que han quedado pendientes. ¡La verdad es que no me importaría tener unos cuantos de estos duendes en casa!

Etimológicamente, el nombre de brownie viene del gaélico escocés brùnaidh o gruagach, que significa precisamente duendecillo o espíritu del hogar.

brownie mitología escocesa
Un brownie barriendo la casa – ilustración de Arthur Rackham (1910)

Para atraer a los brownies, lo suyo es dejarles alguna pequeña ofrenda como un cuenco de leche o alguna golosina. Y ojo, porque aunque sean criaturas fantásticas de buen corazón, también se ofenden con enorme facilidad y si piensan que se les ha humillado o se ha abusado de su confianza, se marcharán de ese hogar para siempre. Por ejemplo, intentar ponerles nombre o vestirlos se considera una ofensa mortal (así que más vale que no te importe tener duendecillos desnudos sin nombre corriendo por tu casa). En estos casos, se vuelven extremadamente pícaros y malintencionados y, antes de marcharse, castigan con bromas muy pesadas a los habitantes de la casa.

4) NESSIE, EL MONSTRUO DEL LAGO NESS

¡Han corrido ríos de tinta sobre Nessie y sus avistamientos en el oscuro Lago Ness! Se trata, probablemente, de la criatura más famosa de la mitología escocesa. Y no es para menos, dado que su leyenda data del siglo VI, cuando supuestamente San Columba hizo el milagro de librar a las gente del loch de una terrible bestia acuática.

La fiebre internacional sobre el Monstruo del Lago Ness se desató definitivamente en 1934 gracias a la llamada «foto del cirujano», un montaje reconocido décadas después que llevaría a decenas de personas a soñar con «cazar» a esta elusiva criatura acuática. En los años 70 se lanzaron las campanas al vuelo y algunos medios llegaron a confirmar la existencia de Nessie gracias a unas imágenes obtenidas y retocadas por Robert Rines para parecer una aleta romboidal.

Nessie Monstruo del lago ness
La «foto del cirujano» de 1934. Cincuenta años después, su autor reconocería que fue un fraude.

¿Plesiosaurio congelado en el tiempo? ¿Esturión gigante? ¿Alucinación producida por la sugestión de su leyenda (o del whisky escocés)…? Si estás interesado en saber mucho más de la historia de los avistamientos y las posibles teorías sobre el Monstruo del Lago Ness, te invito a que te pases por este otro artículo monográfico. Y si quieres viajar hasta Loch Ness y comprobar tú mismo de qué va todo esto, no te pierdas este otro artículo con cómo llegar hasta allí y qué ver en la zona.

Lago Ness Nessie
Urquhart Castle a orillas del Lago Ness, una excursión imprescindible para avistar a Nessie

5) BAOBHAN SITH, VAMPIROS EN LAS HIGHLANDS

En una tierra repleta de criaturas tales como fantasmas, duendes y hadas, no podían faltar también los vampiros. ¡Y menudos vampiros son las Baobhan Sith! Se trata de seres similares a los súcubos, pero de naturaleza vampírico-faérica y género femenino. Son de lo más peligroso que te puedes encontrar en la mitología escocesa, con permiso del Nuckelavee, del que os hablaré después.

baobhan sith mitología escocesa
¡Ojo con las vampiras de las Highlands!

La Baobhan Sith generalmente tiene una apariencia extraordinariamente hermosa y se muestra vistiendo largas túnicas para ocultar sus pezuñas, único signo externo de su verdadera naturaleza. Y sí, como ya habréis adivinado, su belleza es el gancho para obtener víctimas humanas de cuya sangre poder alimentarse. Una de las circunstancias que puede desencadenar su aparición es que un hombre joven manifieste durante la noche el deseo de encontrar compañía femenina (claramente la opción de intentar encontrar una novia entre las Selkies es mucho mejor y más segura).

Se dice que un buen puñado de Baobhan Siths habita en los pináculos ruinosos del castillo de New Slains en la costa de Aberdeenshire, prestas a provocar el caos y llevar a la perdición a los que visitan este lugar desolado. No en vano, Bram Stocker se inspiró en esta ubicación para escribir «Drácula» (¿quizás las vampiresas de la novela son Baobhan Siths?). Definitivamente, tengo que hacerme una camiseta que ponga «estuve en Slains Castle y sobreviví».

Slains Castle baobhan sith
Slains Castle, hogar de vampiros que inspiró a Bram Stocker para crear su novela «Drácula».

Por lo demás, estas letales vampiras pululan por la noche entre las misteriosas elevaciones de las Highlands de Escocia, así que si el atardecer te pilla desprevenido en el valle de Glencoe y ves venir en lontananza a una buena moza de ojos verdes, solo puedo darte un consejo: corre. En dirección contraria (que ya nos conocemos). ¡Y cuidado con lo que deseas!

6) GHILLIE DHU Y EL MUNDO FAÉRICO

Si la Baobhan Sith es un espíritu maligno femenino, ahora voy a presentaros a su contrapartida masculina y (generalmente) bondadosa: el Ghillie Dhu. Se trata de una criatura faérica de la mitología escocesa que también habita en las Highlands, aunque más bien en la zona noroeste y que tiene gran predilección por los bosques de abedules de Gairloch.

Etimológicamente, su nombre viene del gálico gille, que significa «joven» y del también gaélico dhub, que quiere decir «moreno» o «de pelo oscuro». Y es que, efectivamente, esta criatura se suele representar como un chico de cabellos negros, vestido de hojas y musgo. Su leyenda hunde las raíces en el inicio de los tiempos y es es  probablemente el espíritu más ancestral del folklore escocés.

ghillie dhu
El Ghillie Dhu, bondadosa hada de los bosques escoceses

El Ghillie Dhu, como he señalado más arriba, es un espíritu benévolo, bastante tímido y de buen corazón, que guarda los bosques y que tiene un particular cariño por los niños, a los que ayuda siempre que puede. Aunque su naturaleza es benigna, puede volverse rebelde si se siente amenazado. Bueno sí, ¡pero tonto no!

7) GLAISTIG, CABRAS CON FALDA O DONCELLAS FANTASMALES

¡Cuidado, que llega una de las criaturas más ambivalentes y cambiantes de la mitología escocesa! Se trata del Glaistig, un fantasma que en su versión chunga está fabricado básicamente de odio (o fuath en gaélico) y mal rollo, aunque afortunadamente también tiene una versión simpática.

Su aspecto puede ser o bien el de una hermosa y rubia Maighdean Uaine o Doncella Verde, o bien el de un monstruo mitad mujer, mitad cabra (para no despertar sospechas cubre sus patas con una túnica, lo que convierte al Glaistig básicamente en una cabra con falda). Hay Glaistig para todos los gustos y desviaciones, al parecer.

glaistig mitología escocesa
¡Aunque el Glaistig se vista de seda, cabra se queda!

Como buena criatura malvada que puede llegar a ser, en la mayor parte de los casos el Glaistig se dedica a seducir a hombres jóvenes y fuertes y a atraerlos a su guarida para beber su sangre. En su versión de Dama o Doncella Verde es más bien el fantasma melancólico de una mujer que sufrió una muerte violenta e injusta y que no tiene por qué comportarse siempre de forma malvada (en este otro artículo os cuento varias historias de Damas Verdes).

Finalmente, la versión bondadosa del Glaistig sería la de un espíritu rural y estaría asociada a la guarda del ganado y a la protecciónde los pastores de las Tierras Altas, que la tienen en gran estima.

8) NUCKELAVEE, EL DEMONIO DE LAS ISLAS

Terminamos con la que es, posiblemente, la criatura más horrenda de todo el folklore y la mitología escocesa: el Nuckelavee o demonio de las islas Orcadas.

El Nucklavee es un espíritu malvado de origen nórdico y de naturaleza marina que combina aspectos humanos y equinos y que se dedica al innoble arte de arruinar las cosechas, masacrar el ganado, provocar inundaciones e incluso lanzar plagas sobre la pobre población de las islas norteñas de Escocia. Así que si queréis visitar Orcadas sin que este bicho terrorífico os fastidie las vacaciones, hacedlo durante el verano, que es cuando, supuestamente, otro espíritu llamado la Madre del Mar, mantiene al Nuckelavee prisionero bajo las aguas.

nuckelavee mitología escocesa
El Nuckelavee haciendo amigos entre los isleños de Orcadas – James Torrance (1901)

No tendréis problemas para reconocer al Nuckelavee si tenéis la desgracia de encontraroslo de frente en alguna playa: si tiene pinta de centauro y cara de mala leche, salid corriendo (¡siempre en dirección contraria!).


¡Espero que os haya gustado mucho este artículo sobre las Selkies y otras criaturas de la mitología escocesa! Recordad tratar siempre bien a los Brownies, esconder la piel de foca de vuestra esposa Selkie y desconfiar fuertemente de los Kelpies, las Baobhan Sith y los Nuckelavee de este mundo 😉

🙋‍ Si queréis que traiga al blog otro artículo similar hablando de más criaturas del folklore de Escocia, ¡decídmelo en los comentarios!

¡Suscríbete al blog para no perderte las novedades!    

Y recordad que podéis seguir el blog también en Facebook,  TwitterInstagram y Youtube para más fotografías, vídeos, rutas e historias.

Cheers!!! 🙋

Entradas Relacionadas

17 Replies to “Las Selkies y otras 7 criaturas de la mitología escocesa”

Leave a comment

Centro de preferencias de privacidad